FANDOM


← Cap137 Cap138 Cap139 →

Los extraños ladrones de las Esferas del Dragón (ボールを持った妙なやつ, Booru o Motta Myō na YatsuJap) es el capítulo número 138 del manga Dragon Ball de Akira Toriyama. Fue incluido en el Tankobon ¡El terrible Piccolo Daimaō!. Su equivalente en el anime es la segunda parte del Episodio 104 y la primera parte del Episodio 105. Es precedido por ¡Son Goku revive! y es seguido por La presa de Yajirobe.

PortadaEditar

La portada muestra a Son Goku observando a un obeso hombre que porta una Esfera del Dragón en su cuello.

SinopsisEditar


Spoiler ¡Cuidado!, spoilers debajo.

Eufórico, Goku se emociona de haber encontrado comida y comienza a alimentarse rápidamente, terminando todo el pescado en muy poco tiempo. Completamente lleno, el niño se levanta y golpea una roca, descubriendo que su fuerza había regresado. Complacido, el muchacho se prepara para enfrentar a Tambourine y llama a su Nube Voladora para ir a buscarlo, pero la nube no viene y recuerda que el demonio la había destruido. Furioso, Goku menciona que vengará a Krilin y a su Nube Voladora aunque tenga que ir corriendo, por lo que utiliza el Radar del Dragón para saber en dónde se encontraba el monstruo. Sin embargo, se sorprende bastante al ver que había una Esfera del Dragón en la misma pradera en la que él estaba. Pensando que se trataba de el asesino de Krilin, el niño comienza a buscar en todas partes, hasta que repentinamente observa una inmensa roca que se aproximaba a su dirección. Con un gran salto, el muchacho esquiva la roca y sube a una montaña, desafiando al monstruo a que salga para pelear. Sin embargo, un obeso hombre aparece y le pregunta muy enfadado si él se había robado y comido su pescado. No obstante, Goku le responde que el pescado no era de nadie debido a que estaba ahí tirado, pero el hombre le dice que era un idiota ya que era obvio que un pescado cocido pertenecía a alguien.

Goku desciende de la montaña y observa fijamente al hombre, descubriendo que poseía una Esfera del Dragón. Pensando que era uno de los acólitos de Piccolo Daimaō, Goku le ordena que le devuelva la esfera, pero el hombre le contesta que no diga cosas raras. Ambos luchadores se insultan y comienzan a pelear en un igualado intercambio de golpes. El espadachín logra golpearlo en el rostro y Goku cae al suelo, pero se levanta rápidamente y le proporciona un potente cabezazo a la cara. El hombre se recupera e intenta golpearlo con una patada, pero Goku esquiva el ataque y contraataca con un puñetazo seguido de una patada que lo lanza hacia una roca. El obeso hombre queda atrapado entre los escombros pero sale sin problemas de allí, para luego limpiarse de la suciedad con la que se había impregnado. Ambos peleadores se miran fijamente y el hombre se sorprende por la fuerza de Goku, a la vez que éste se sorprende de la resistencia de su oponente.

En ese momento, Goku se percata de que la esfera que portaba su contrincante no era la de cuatro estrellas, por lo que decide preguntarle de donde la había obtenido. El espadachín le responde que la había encontrado en el suelo hace 3 años, por lo que Goku se disculpa al ver que estaba totalmente equivocado. El hombre le dice que no intente excusarse y que le devuelva su pescado, pero Goku se desconcierta al percatarse de algo. Yajirobe voltea y allí encuentran a un demonio volando hacia ellos. Pensando que era Tambourine, Goku se prepara para pelear, pero luego se da cuenta de que se trataba de Cymbal, otro de los acólitos de Piccolo Daimaō. El demonio les dice que si no le respondían con la verdad morirían, y acto seguido les pregunta si no habían visto una esfera con una estrella adentro.


Spoiler Los spoilers terminan aquí.

Hechos importantesEditar

PersonajesEditar

BatallasEditar

LugaresEditar

ObjetosEditar

ReferenciasEditar

  1. Yajirobe se convierte en el ganador debido a que Son Goku se da cuenta de que no era malvado y le pide disculpas.

Véase también Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.