FANDOM


← Cap134 Cap135 Cap136 →

La muerte de Krilin y el terrible complot (クリリンの死そして恐ろしき陰謀Kan, Kuririn no Shi Soshite Osoroshiki InbōHep Jap) es el capítulo número 135 del manga Dragon Ball de Akira Toriyama. Fue incluido en el Tankobon ¡El terrible Piccolo Daimaō!. Su equivalente en el anime es el Episodio 102. Es precedido por El Torneo ha acabado, pero... y es seguido por El terrible Piccolo Daimao.

PortadaEditar

La portada muestra tres recuadros de Son Goku, Krilin y el Maestro Roshi durante su primer entrenamiento juntos mientras en el fondo aparece un extraño ser.

SinopsisEditar


Spoiler ¡Cuidado!, spoilers debajo.

Goku, completamente devastado, menciona frustrado que han asesinado a Krilin, mientras los demás observaban atónitos y tristes. Roshi le repregunta al Anunciador si un temible monstruo había agarrado la Esfera del Dragón y la lista de participantes, a lo que el hombre le responde que Krilin hizo lo posible por detenerlo pero las habilidades de la criatura eran muy superiores. Cada vez más furioso, Goku no logra resistirse y desata toda su furia, por lo que agarra su Báculo Sagrado y le pregunta a Bulma si todavía tenía el Radar del Dragón. Roshi le ordena a Goku que se detenga, pero el niño no hace caso y hurta el artefacto de Bulma para marcharse y llamar a la Nube Voladora. Enfadado, el Maestro Roshi le exige que se detenga, pero un aún más furioso Goku sólo se marcha en la Nube Voladora. El niño observa el Radar del Dragón y descubre dos Esferas del Dragón cerca de él, y deduce que la que tenía el monstruo que asesinó a Krilin poseía la esfera que se estaba moviendo.

Frustrado, el Maestro Roshi exclama que Goku no podría vencer a un monstruo que había asesinado a Krilin si gastó toda su energía en el torneo. Tenshinhan se lamenta al ver el cuerpo difunto de Krilin, pero en ese momento, Oolong encuentra una nota en el suelo y menciona que podría estar relacionado al asesino de Krilin. Bulma descifra el kanji y explica que se trataba del símbolo del demonio encerrado en un círculo, por lo que Roshi se alarma. Desesperado, el anciano le quita el papel a Bulma y lo observa con sus propios ojos, mencionando que no podía creer lo que estaba pasando. Todos se preguntan qué sucedía y Roshi les explica que se trataba de Piccolo Daimaō, el Rey de los Demonios. Todos quedan sorprendidos por lo que acaban de escuchar y, en ese momento, Tenshinhan menciona haber oído algo sobre él, resumiendo que había sumergido al mundo en una oscuridad total. El anciano le afirma que estaba en lo correcto y les dice que Piccolo tenía una fuerza descomunal que, junto a sus demonios, habían conquistado al mundo, pero se supone que no regresaría jamás. Roshi también les cuenta que cuando él era joven y estudiaba con el Maestro Tsuru junto a su maestro, el poderoso Mutaito, no lograron vencerlo. Por ello, Mutaito desarrolló una poderosa técnica mortal llamada Mafuba, con la cual encerró a Piccolo Daimaō en una olla, pero a cambio tuvo que fallecer y dar su propia vida. Convaleciente, Roshi les menciona que Piccolo Daimaō jamás podía resucitar ya que él mismo se había encargado de sumergir la olla en el fondo del océano, y se pregunta quién podría haberlo liberado. Chaoz se pregunta si acaso el Maestro Tsuru sería capaz de liberar a Piccolo, pero Roshi niega eso debido a que el anciano sabía el peligro del demonio y no lo liberaría. Yamcha deduce que si el que había asesinado a Krilin era un acólito de Piccolo, Goku estaría en serios problemas, por lo que Roshi espera que su otro discípulo tampoco muera. Tenshinhan comenta que sería mejor que Goku no encontrara al asesino de Krilin, pero Lunch le responde que lo hará ya que se llevó el Radar del Dragón, por lo que Tenshinhan le pregunta qué eran esos tan preciados objetos que todo el mundo las buscaba. Roshi anuncia que se preocupa más porque Piccolo se había llevado precisamente la Esfera del Dragón y la lista de participantes, y se pregunta cuáles serán sus intenciones.

Mientras tanto, en una nave aérea, un extraño ser sentado en un trono acompañado de su sirviente comienza a hablar de las Esferas del Dragón. Las personas con las que estaban hablando eran Pilaf y sus secuaces, quienes le preguntan al poderoso Piccolo Daimaō si utilizará las esferas para dominar el mundo. Sin embargo, el demonio lo niega argumentando que dominar el mundo era bastante fácil, y su verdadero deseo en realidad era obtener la juventud eterna para conquistar eternamente al planeta. Atemorizado, Pilaf le dice que él había buscado duramente la olla que lo contenía encerrado y además le contó sobre las Esferas del Dragón, por lo que Piccolo le pregunta qué estaba insinuando. El marciano le pregunta si le podría dar la mitad del mundo, y luego le recuerda que él le había dicho sobre el Torneo Mundial de las Artes Marciales y los luchadores más fuertes del planeta. Al ver la despectiva mirada del demonio, Pilaf intenta negociar llegando hasta un acuerdo de una cuarta parte del planeta, a lo que Piccolo responde que se lo pensará. El demonio procede a observar fijamente la olla en la que estaba encerrado y luego utiliza su gran poder para destruirla sólo con la mirada, para luego mencionar que enviará a todos los luchadores a la muerte, aterrorizando a Pilaf, Mai y Shu. Mientras tanto, Roshi por fin logra deducir que Piccolo Daimaō se había llevado la lista para eliminar a todos los luchadores de artes marciales y evitar que vuelva a ser encerrado por un experto, por lo que Tenshinhan descubre que el demonio iba a matarlos a todos. Por otra parte, en los cielos, Goku logra llegar finalmente al lugar donde se encontraba el asesino de Krilin.


Spoiler Los spoilers terminan aquí.

Hechos importantesEditar

PersonajesEditar

TécnicasEditar

LugaresEditar

ObjetosEditar

Véase también Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.