FANDOM


La gran fuga (だい脱走だっそうKan, Dai Dassō[1]Hep Jap) es el quincuagésimo capítulo del manga de Dragon Ball Super de Toyotaro y el octavo del Arco de los Prisioneros de la Patrulla Galáctica. Fue distribuido el 20 de julio de 2019 en Japón.

Portada Editar

En la portada de este capítulo se puede observar al completo la ubicación de la Prisión Galáctica de la Patrulla Galáctica en el espacio sideral de la Vía Láctea del Universo 7.

Argumento Editar


Spoiler ¡Cuidado!, spoilers debajo.

En la prisión galáctica, dos miembros de la Patrulla Galáctica evalúan el daño causado tras la fuga de Molo. Cuando uno de ellos sugiere desconfiar de los otros presos, su compañero de trabajo le dice que nunca podrían escapar por sí mismos. Ambos se dirigen a la torre de control donde observan a otro patrullero escoltando a los hermanos Maccareni a la cárcel. En ese instante, un rayo de energía del Nuevo Namek se propulsa fuera del planeta, entra y atraviesa la Prisión Galáctica, lo cual hace apagar el sistema de energía, haciendo que todas las celdas que contienen a los criminales se abran.

Todos los prisioneros escapan, entre ellos los asociados de Molo. Uno de ellos le ordena al guardia que los lleve a su nave, que él sabe que está almacenada dentro del lugar. También les dice a los demás reclusos que lo sigan, incluidos los hermanos Maccareni. 

A bordo de la nave espacial, Iriko les informa a Jaco y Merusu de la huida en la prisión. Al escuchar esto, Esca recuerda el deseo de Molo y anuncia que ese era su deseo final, que todos los prisioneros fueran libres. En el mismo momento, Molo anuncia su deseo a Son Goku, Vegeta y al Gran Kaio-shin del Universo 7, y es entonces cuando los prisioneros aterrizan en el planeta Namek con una nave y se apresuran a atacarlos. Un rayo de energía sale disparado de la nave espacial y se dirige directamente hacia Goku, Vegeta y el Kaio-shin, aunque afortunadamente pueden evitarlo. Molo aterriza en la nave y Sagan-Bo se inclina ante él. Complacido, el hechicero, lo felicita por el pequeño ejército que ha traído consigo y dice que compartirá su poder con ellos a cambio. 

En el suelo, Goku y Vegeta de repente sienten que la energía de los criminales crece justo cuando un montón de ellos saltan de la nave y aterrizan, listos para enfrentarse al trío, en combate. Los convictos arremeten contra los Saiyans pero estos utilizan la transformación del Super Saiyan Azul Perfeccionado para el contraataque. Naturalmente, ellos pueden lidiar fácilmente con los reclusos, por su fuerza superior. Antes de perder la confianza, Sagan-Bo les ordena que sigan luchando, de lo contrario, se arriesgan a volver a la cárcel. 

En el punto en que la victoria parece decantarse a favor de los héroes, Molo interviene y comienza a absorber la energía de Goku y Vegeta una vez más, haciéndoles volver al Super Saiyan Dios. Goku intenta llegar hasta Molo, pero en el recorrido se vuelve un Super Saiyan 3 y Sagan-Bo aprovecha la confusión para darle un fuerte golpe en la cara. Entre tanto, Vegeta, cuya fuerza también está siendo debilitada, comienza a luchar con más presión, al igual que el Gran Kaio-shin, que todavía no se ha recuperado de su pelea anterior con Molo en el espacio. 

Goku y Vegeta, ahora transformados en Super Saiyan ordinarios, continúan valiéndose por sí mismos, mientras Goku llama a Molo preguntando por qué está haciendo todo esto. El mago le responde diciendo que desea crear una galaxia ideal en la que tenga libertad para consumir planetas como lo desee y que también detesta el tipo de paz que las personas desean preservar y que esas personas deberían ser erradicadas. Después de escuchar sus declaraciones, Vegeta y Goku vuelven a la normalidad. Para su suerte, Merusu y los demás llegan al campo de batalla, dispuestos a ayudar a sus camaradas, usando su armamento avanzado para derribar a los malhechores. Merusu aconseja la retirada ya que no pueden derrotar a Molo ahora y Esca usa su capacidad de curación para restaurar algo de la fuerza del Gran Kaio-shin. Ante la situación tan crítica, Goku le pide a Iriko que se aleje, y se propone huir con la teletransportación a la sede de la Patrulla Galáctica. No obstante, Vegeta se niega a irse debido a su orgullo y le dice a Goku que siga adelante, antes de volar en dirección a la nave espacial de Iriko.

Sin tener más opciones, Goku se lleva a todos con él, a excepción de Vegeta, y termina teletransportándose al baño del Rey Galáctico. Al mismo tiempo, Vegeta alcanza la nave espacial de Iriko en pleno vuelo, y exige que lo deje entrar. Mientras los prisioneros los persiguen, el piloto activa su velocidad supersónica y se va volando del planeta, logrando escapar. Iriko le dice a Vegeta que ellos también deberían de regresar al cuartel general, pero Vegeta le dice que no, que ahora tendrá que ir a donde él quiera y este entonces declara que desea establecer rumbo al Planeta Yardrat.


Spoiler Los spoilers terminan aquí.

Hechos importantes Editar

Personajes Editar

Batallas Editar

Lugares Editar

Técnicas Editar

Transformaciones Editar

Referencias Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.