FANDOM


¡Alistamiento en la Patrulla Galáctica! (銀河パトロール入隊! Ginga Patorōru Nyūtai!Jap) es el cuadragésimo tercero capítulo del manga de Dragon Ball Super de Toyotarō y el primero de la Saga del Prisionero de la Patrulla Galáctica. Fue distribuido el 20 de diciembre de 2018 en Japón.

Portada Editar

En la portada se aprecia que, hace más de 10 millones de años en el pasado, los asteroides provenientes del Planeta Molo, enviados por Molo a través de su telequinesis, caen sobre la superficie del lugar donde se encuentra el Gran Kaio-shin del Universo 7 y el Kaio-shin del Sur en el espacio.

Argumento Editar


Spoiler ¡Cuidado!, spoilers debajo.

Hace más de 10 millones de años en el pasado, cometas caían del espacio sobre un cuerpo celeste en el cual se encontraban el Gran Kaio-shin del Universo 7 y el Kaio-shin del Sur. Los dos trataron de esquivar lo más que pudieron la ráfaga de asteroides rocosos hasta que el Kaio-shin del Sur se dio cuenta que uno de ellos iba a impactar contra el Gran Kaio-shin, quien logró soportar el golpe del meteorito y levantarlo con la fuerza de sus propias manos. Este suspiró de alivio por un momento mientras el otro se encontraba anonadado. Ambos estaban luchando contra Molo, el comedor de mundos, un poderoso malvado hechicero y mago genocida que absorbe la energía vital de los planetas para hacerse más fuerte.

Molo ahora fijó su objetivo en un planeta cercano al Planeta Molo, drenando rápidamente toda la vida de este y reuniéndola en una esfera de energía que posteriormente consumió en forma de comida, volviéndose aún más poderoso que antes. Al haber rompido sus límites y aumentando su fuerza al máximo, el hechicero liberó una serie de descargas eléctricas a su alrededor. El Kaio-shin del Sur apenas se percató de lo que estaba pasando, mientras el Gran Kaio-shin admitió que no tenían ninguna posibilidad ante él. Justo en ese preciso instante, dos miembros de la Policía Galáctica, antigua predecesora de la Patrulla Galáctica, acudieron al campo de batalla y reconocieron a Moro, el comedor de planetas, por el exterminio total del sistema solar Iragi y la erradicación de 320 planetas en el universo. El uno y el otro admitieron que se trata de un villano terrorífico y que no pueden hacer nada al respecto, por lo que dejaron todo en manos de los Kaio-shin, estando como espectadores desde lejos.

El Kaio-shin del Sur se desesperó cuando halló que no podrían hacer nada si la magia de Molo crece aún más, no obstante, el Gran Kaio-shin tiene una técnica de último recurso que él mismo ha inventado para este tipo de ocasiones: intercambiar la mayor parte de su poder divino para robar y sellar la fuerza mágica de su objetivo. El Gran Kaio-shin preparó su as bajo la manga bajo el regañadientes del Kaio-shin del Sur, quien le pidió a su superior que no sacrificara tanto poder en dicha habilidad. El Gran Kaio-shin del Universo 7 completó el Kai Kai Matoru y se lo disparó directamente a Molo, cuya fuerza mágica se selló con éxito. Inmediatamente, los Kaio-shin entregaron al malvado hechicero a la Policía Galáctica, la cual lo condenó a la pena de muerte, pero, debido a que ningún miembro de la organización podía ejecutarlo debido a su alto nivel de poder, se decidió que sería encerrado de por vida en la prisión del cuartel general de la Policía Galáctica.

Todo esto fue contado por Merusu, quien menciona que es probable que, por alguna razón, Molo haya vuelto a obtener su fuerza mágica, por lo que requieren la asistencia del Gran Kaio-shin del Universo 7 una vez más. Además, Goku se sorprende que Molo esté vivo aún después de que hayan pasado más de 10 millones de años, llamándolo "anciano". Por otra parte, Vegeta cuestiona la importancia de Majin Boo en todo este asunto, por lo que Merusu le aclara su duda; resulta que Boo, cuando era Pequeño Boo, hace más 5 millones de años, absorbió al Gran Kaio-shin, por lo cual la Patrulla Galáctica espera poder extraer de alguna manera de Majin Boo la habilidad del Gran Kaio-shin. Goku se sorprende al saber que Vegeta, quien afirma que sí, no sabía nada de eso, pero este ve otro problema; ya que Boo estaba dormido desde un principio y no fue incapacitado por la pistola anestésica de Merusu, podrían pasar días hasta que él despierte. Mientras tanto, otro Patrullero Galáctico intenta hacerlo despertar, pero Boo inconscientemente lo agarra por el cuello y lo tira a un lado, molestando al policía. En ese momento, Jaco aparece para preguntar si no han podido hacer nada para despertarlo, a lo que Goku responde diciendo que así es cómo es él.

Merusu encuentra esto problemático, sumado al hecho de que no han podido descubrir la localización actual de Molo, sin embargo, Goku se encuentra entusiasmado y alegre por ayudarlos, por lo que le pregunta a Vegeta si eso suena divertido, pero este gruñe y se molesta al saber que no solo lo han traído forzosamente ahí, sino que también le piden favores. Merusu les cuenta que varios rumores de ellos dos han llegado a sus oídos, por lo cual supone que son bastante poderosos, a lo que Goku dice que no sabe si eso es del todo cierto, ya que, según él, hay gente aún más fuerte en los otros universos, incluso contándole a Merusu, el cual se complace en escuchar, sobre Broly, el Saiyan con quien lucharon hace poco.

Merusu les pide que caminen por el pasillo para reunirse con el Rey Galáctico, quien está esperando para realizar la ceremonia de iniciación, no obstante, Goku se olvida de quién es el Rey Galáctico, pero Jaco le hace recordar que estuvo junto a él en el Torneo de la Asociación Universal de las Artes Marciales contra el Universo 6. Ahora Goku lo recuerda como el sujeto que se parece a un pulpo, a lo que el rey responde, mencionando que no es ningún octópodo. Goku saluda al Rey Galáctico "estrechando sus manos", pero solo lo hace molestar ya que en realidad está agarrando su pene, obligándole a decir al Saiyan que no está tocando un tentáculo y provocando que Jaco se avergüence por lo irrespetuoso que está siendo con el monarca.

La ceremonia ha iniciado y el Rey Galáctico asciende a Son Goku o Kakarrot y Vegeta IV al rango de miembros especiales de la Patrulla Galáctica, cuya promoción durará hasta que Molo sea recapturado y serán expulsados de la misión si son captados abusando de su autoridad, tales como adelantarse en una fila para comprar un parfait, pretender que algo irrelevante es relevante en una investigación o presumir del logotipo de la Patrulla Galáctica para ligar con chicas. Jaco les muestra tanto a Goku como Vegeta los nuevos uniformes oficiales que le consiguieron solo para ellos, pero, aunque sea insistente, no logra convencer a los dos Saiyans para que lo lleven puesto, llamándolos idiotas por dejar pasar una oportunidad como esa. Sin embargo, la Patrulla Galáctica es estricta en cuanto a sus normas, siendo que es obligatorio portar el logotipo de la organización en la ropa, por lo que unos asistentes se los dibujan en el dogi y la armadura, respectivamente. Jaco congratula a ambos por su iniciación, declarando que, como su superior, él les enseñará cómo se hacen las cosas, mostrándoles primero la pose de élite, pero Goku prefiere omitir ese paso.

Una sorpresa conmociona a los nuevos patrulleros cuando Iriko, el piloto del equipo de Merusu, les avisa que los hermanos Maccareni han vuelto a robar algo, lo que no es de sorprender para él. Resulta que la Pandilla Maccareni es un grupo de rufianes que siempre quebrantan la ley galáctica. Como aún tiene tiempo, Merusu dice que va a tratar de ir y solucionarlo por su propia cuenta y que ambos Saiyans esperen un rato, no obstante, Vegeta quiere ir también para ver de qué está hecho el tan aclamado superélite número 1, a lo cual se suma también Goku, por lo que los cuatro rápidamente se montan en la nave con destino al Planeta Jung. Mientras viajan a su destino, Goku le pregunta a Jaco por qué vino con ellos, a lo que este responde diciendo que él es el encargado supervisar a la Tierra y sus formas de vida, teniendo que monitorearlos como obligación.

En Jung, los Maccareni van escapando en las vías de un tren de vagones mientras la policía montada local intenta detenerlos, resultando en un fracaso, al ser sus vehículos derribados por las armas de los pandilleros. Ghetti Maccareni se alegra al saber que se libraron del último escuadrón policial grande, a lo que Pasta responde con que jamás dieron una buena pelea, diciendo que vivirán la gran vida una vez que vendan el cargamento férreo. Ghetti endurece aún más las ataduras de la tripulación del tren para que se queden quietos, pero la nave espacial de Merusu aparece de repente en la escena. Penne avista el vehículo de la Patrulla Galáctica y le avisa a Pasta, quien decide ir afuera para derribar la nave mientras Ghetti se encarga de los rehenes.

La Patrulla Galáctica abre la compuerta de la nave, haciendo que Merusu se percate de lo que está ocurriendo; los Maccareni están tras un cargamento masivo de Oro azul. Goku no tiene ni idea de lo qué es eso, pero Jaco aclara sus dudas una vez más al decirle que el Oro azul es una fuente de combustible para todo tipo de máquinas; es bastante valioso comparado al Sky Gold de la Tierra, pero, según él, que quede en manos equivocadas es bastante malo, ya que hasta podrían crear un arma de destrucción planetaria. Merusu se apresura y salta de la nave, cayendo encima de uno de los vagones del tren. El Patrullero Galáctico inspecciona el Oro azul que se encuentra ahí y menciona que este el crimen más problemático que han hecho los hermanos Maccareni. En ese momento, Pasta Maccareni aparece en el vagón del frente y le dispara a Merusu, quien logra esquivar fácilmente el láser, con su pistola.

Pasta le dice a Merusu, en tono de burla, que ha pasado mucho desde que se vieron por última vez. El Patrullero Galáctico no se deja engañar por el tono amigable del pandillero y señala que no se irá hasta que él y sus dos hermanos estén encerrados en la prisión de la Patrulla Galáctica. Pasta levanta sus manos e intenta desviar sarcásticamente el tema de conversación, diciendo que esa era solo su forma de "saludar" y que jamás sería capaz de vencerlo en un combate, pero Merusu le ordena que suelte la pistola inmediatamente. Pasta se percata del próximo segundo carril de las vías del tren y lanza su arma mientras está cargada y lista para disparar para que caiga estratégicamente sobre el acople del ferrocarril; Pasta suelta el gatillo en ese momento y hace que el enganche explote, separando las dos líneas de vagones y avisándole a Penne que el patrullero cambiará de ruta.

Penne dispone de su brazo elástico para llegar hasta donde está el aparato de vía de desvíos y activar el interruptor con el objetivo de cambiar la ruta de la línea de vagones donde está Merusu. Inmediatamente, Pasta saca su rifle y hace explotar el puente del otro camino con un disparo para hacer que Merusu caiga del barranco junto a los vagones. Al ver esto, Jaco llama imbécil a Pasta por realizar un movimiento tan sucio, pero el pandillero no se inmuta y se despide para siempre de Merusu con una sonrisa irónica antes de presenciar cómo este caerá al vacío junto a ese minúsculo cargamento de Oro azul, sin embargo, Merusu aún tiene un truco en mente; rápidamente utiliza sus botas propulsoras para bajar y volar delante del vagón, intentar detenerlo con la fuerza de sus propias manos e intensificar su peso con la propulsión que sale de la suela de sus zapatos para evitar que los vagones caigan por el precipicio. Merusu llama al agente Jaco por el comunicador y le solicita el rescate del cargamento de Oro azul, por lo que este le dice a Merusu que lo llevará al final del túnel y acude velozmente a recuperarlo, deteniendo la serie de vagones con una sola mano. Todo este modus operandi de la organización sorprende a Goku y Vegeta mientras el Patrullero Galáctico de élite desaparece de la vista de ambos Saiyans.

Goku y Vegeta avistan a Merusu ya llegando al frente del final del túnel, parándose encima de la marquesina del tren, en la cual se encuentran los miembros de la tripulación secuestrados y atados por los Maccareni, quienes le avisan a Merusu que la pandilla de hermanos ha logrado escapar del lugar con una nave espacial. Jaco, ya con parte del cargamento en sus manos, presencia cómo el Oro azul ha desaparecido, estando a disposición de los Maccareni, los cuales se lo están llevando con una grúa volante, huyendo de la escena del crimen y creyendo que ya se han librado de la Patrulla Galáctica. A pesar de ello, sus planes son frustrados cuando Son Goku se pega al vidrio de la nave espacial para pararlos, sorprendiéndolos frente al hecho de que este sujeto, desconocido para ellos, sea un Patrullero Galáctico, con Ghetti diciendo que no es justo que pueda volar y ellos no. Sin mediar más palabra, Goku le avisa a Merusu que ya los ha atrapado.

Merusu agradece a Goku por su asistencia, pero Vegeta nota algo raro; el Patrullero Galáctico tiene uno de los sistemas de cableado de la nave en su mano, por lo cual infiere que Merusu ya había estropeado la nave para asegurarse que no fueran tan lejos, lo que hace inútil la ayuda de Goku. Vegeta señala en su mente que detener el tren era una prioridad para él, ya que tenía que salvar a los conductores, pero tiene inquietud al respecto y quiere saber cómo este tuvo el tiempo necesario para hacerlo, cosa que no alcanzo a ver. Poco después, la Patrulla Galáctica se lleva al grupo de pandilleros, siendo agradecidos y despedidos por la tripulación del tren.

La Pandilla Maccareni ahora está tras las rejas, con Jaco presumiendo de su posición de "élite" frente a ellos a pesar de no haber hecho casi nada, cosa que Goku le dice. Vegeta se encuentra enojado y regaña a Merusu por no haber salvado el día más rápido, mencionando que sus instintos no lo engañan y preguntándole sin pelos en la lengua si es que está ocultando su verdadero poder. Merusu niega lo que está diciendo y responde con que dejó que estos se alejaran un poco para poder obtener su nave espacial, por lo que Vegeta supone que el patrullero no es capaz de capturar a Molo por su propia cuenta, a lo que Merusu dice que sí, que el comedor de planetas está en un nivel totalmente diferente y que no puede hacer nada aunque sea el superélite número 1. La reacción de Jaco frente a esta última declaración es de molestia, pero Merusu afirma que la fuerza de Molo no conoce límites y que estarán en serios problemas si no lo detienen pronto, por lo cual Goku deduce que este se está volviendo cada vez más poderoso. La conversación es interrumpida cuando el piloto del equipo Iriko recibe repentinamente un reporte del Escuadrón Kusaya, el cual ha logrado localizar la posición de Molo mientras estaban de patrullaje; Merusu reconoce ese cuadrante como el Sector KT40, de modo que Goku pregunta cuál es el "camino" para llegar a ese lugar, a lo cual Jaco le muestra la dirección. Goku indica que lo tratará de buscar por su cuenta; Jaco no tiene ni idea de lo que significa eso, pero Vegeta clarifica que este puede sentir el ki del criminal si sabe por dónde está. Goku se concentra profundamente, tratando de sentir el ki de Molo y lográndolo exitosamente, sin embargo, el criminal se percata de lo que está haciendo el Saiyan y lo sorprende con una sonrisa malévola.


Spoiler Los spoilers terminan aquí.

Hechos importantes Editar

Personajes Editar

Batallas Editar

Lugares Editar

Técnicas Editar

Transformaciones Editar

Curiosidades Editar

Véase también Editar