FANDOM


El Arco de los Prisioneros de la Patrulla Galáctica (ぎんパトロールしゅうじんへん, Ginga Patorōru Shūjin-Hen[1]Jap), también conocido inicialmente como Arco del Prisionero de la Patrulla Galáctica, es el quinto arco argumental original del manga de Dragon Ball Super y sexto subarco del Arco de los Dioses del Universo. Este arco produjo su estreno el 21 de diciembre de 2018 con el capítulo 43 del manga de Dragon Ball Super de Toyotaro.

Sinopsis Editar


Spoiler ¡Cuidado!, spoilers debajo.

En el Año 780, inmediatamente después de la batalla contra Broly en la Tierra, su regreso a Vampa y la visita al planeta por parte de Son Goku, él vuelve a la Tierra utilizando la Teletransportación para reencontrarse con Vegeta y entrenar con él. En medio de su ejercitación en la máquina de gravedad, ambos reciben un llamado de Bulma para que salgan afuera y vean lo que está pasando en la casa de Mr. Satán. Resulta que la Patrulla Galáctica, encabezada por el grupo de Merusu, el mayor Patrullero Galáctico encargado de 104 distritos en el cosmos, ha tomado a Majin Boo, quien sigue dormido, cautivo, con Mark oponiéndose al arresto, porque el Gran Kaio-shin del Universo 7, que él absorbió hace eones, es requerido para ayudar a detener a Molo, un extremadamente peligroso criminal que escapó de la prisión de la Patrulla Galáctica. Los dos Saiyans son anestesiados y llevados inconscientes al cuartel general de la Vía Láctea junto a Boo Gordo. Debido a que el uno y el otro se ven atrapados en medio de este conflicto al haber intervenido, ellos tendrán que asistir a la policía de la galaxia a resolver este problema, capturar al prisionero y hacerlo regresar a la cárcel para retomar la paz en el espacio.

Argumento Editar

Editar

Inmediatamente después de su visita al Planeta Vampa, tres días después de su combate contra Broly en el Ártico, Son Goku regresa a la Tierra teletransportándose junto a Vegeta para ejercitar juntos en la máquina de gravedad. Sin embargo, su entrenamiento es interrumpido cuando Bulma llega de repente para comunicarles un mensaje urgente de Mr. Satán, diciéndoles que un grupo de hombres misteriosos han aparecido en su casa y están tratando de secuestrar a Majin Boo, que aún seguía dormido. De inmediato, Goku y Vegeta van a investigar y se encuentran cara a cara con un grupo que se está por llevar a Boo Gordo en una nave espacial. Goku se encarga fácilmente de los raptores del Majin, pero el líder del grupo los reconoce y rápidamente lo deja inconsciente tanto a él como a Vegeta gracias a su "pistola anestésica". Luego los Saiyans despiertan en la sede de la Patrulla Galáctica junto a Jaco. Su secuestrador es Merusu, el Patrullero Galáctico de élite número 1 de la Patrulla Galáctica a cargo de 104 distritos en el universo. Merusu les explica que un peligroso criminal malvado ha escapado de la prisión galáctica y para poder detener a este criminal nuevamente, cierta persona es necesaria para lograrlo: el Gran Kaio-shin del Universo 7 que Majin Boo absorbió hace mucho tiempo atrás.

El origen de la nueva amenaza Editar

Hace más de 10 millones de años en el pasado, cometas caían del espacio sobre un cuerpo celeste en el cual se encontraban el Gran Kaio-shin del Universo 7 y el Kaio-shin del Sur. Los dos trataron de esquivar lo más que pudieron la ráfaga de asteroides rocosos hasta que el Kaio-shin del Sur se dio cuenta que uno de ellos iba a impactar contra el Gran Kaio-shin, quien logró soportar el golpe del meteorito y levantarlo con la fuerza de sus propias manos. Este suspiró de alivio por un momento mientras el otro se encontraba anonadado. Ambos estaban luchando contra Molo, el comedor de mundos, un poderoso malvado hechicero y mago genocida que absorbe la energía vital de los planetas para hacerse más fuerte.

Molo ahora fijó su objetivo en un planeta cercano al Planeta Molo, drenando rápidamente toda la vida de este y reuniéndola en una esfera de energía que posteriormente consumió en forma de comida, volviéndose aún más poderoso que antes. Al haber rompido sus límites y aumentando su fuerza al máximo, el hechicero liberó una serie de descargas eléctricas a su alrededor. El Kaio-shin del Sur apenas se percató de lo que estaba pasando, mientras el Gran Kaio-shin admitió que no tenían ninguna posibilidad ante él. Justo en ese preciso instante, dos miembros de la Policía Galáctica, antigua predecesora de la Patrulla Galáctica, acudieron al campo de batalla y reconocieron a Moro, el comedor de planetas, por el exterminio total del sistema estelar Iragi y la erradicación de 320 planetas en el universo. El uno y el otro admitieron que se trata de un villano terrorífico y que no pueden hacer nada al respecto, por lo que dejaron todo en manos de los Kaio-shin, estando como espectadores desde lejos.

El Kaio-shin del Sur se desesperó cuando halló que no podrían hacer nada si la magia de Molo crece aún más, no obstante, el Gran Kaio-shin tiene una técnica de último recurso que él mismo ha inventado para este tipo de ocasiones: intercambiar la mayor parte de su poder divino para robar y sellar la fuerza mágica de su objetivo. El Gran Kaio-shin preparó su as bajo la manga bajo el regañadientes del Kaio-shin del Sur, quien le pidió a su superior que no sacrificara tanto poder en dicha habilidad. El Gran Kaio-shin del Universo 7 completó el Kai Kai Matoru y se lo disparó directamente a Molo, cuya fuerza mágica se selló con éxito. Inmediatamente, los Kaio-shin entregaron al malvado hechicero a la Policía Galáctica, la cual lo condenó a la pena de muerte, pero, debido a que ningún miembro de la organización podía ejecutarlo debido a su alto nivel de poder, se decidió que sería encerrado de por vida en la Prisión Galáctica de la Policía Galáctica.

Todo esto fue contado por Merusu, quien menciona que es probable que, por alguna razón, Molo haya vuelto a obtener su fuerza mágica, por lo que requieren la asistencia del Gran Kaio-shin del Universo 7 una vez más. Además, Goku se sorprende que Molo esté vivo aún después de que hayan pasado más de 10 millones de años, llamándolo "anciano". Por otra parte, Vegeta cuestiona la importancia de Majin Boo en todo este asunto, por lo que Merusu le aclara su duda; resulta que Boo, cuando era Pequeño Boo, hace más 5 millones de años, absorbió al Gran Kaio-shin, por lo cual la Patrulla Galáctica espera poder extraer de alguna manera de Majin Boo la habilidad del Gran Kaio-shin. Goku se sorprende al saber que Vegeta, quien afirma que sí, no sabía nada de eso, pero este ve otro problema; ya que Boo estaba dormido desde un principio y no fue incapacitado por la pistola anestésica de Merusu, podrían pasar días hasta que él despierte. Mientras tanto, otro Patrullero Galáctico intenta hacerlo despertar, pero Boo inconscientemente lo agarra por el cuello y lo tira a un lado, molestando al policía. En ese momento, Jaco aparece para preguntar si no han podido hacer nada para despertarlo, a lo que Goku responde diciendo que así es cómo es él.

Merusu encuentra esto problemático, sumado al hecho de que no han podido descubrir la localización actual de Molo, sin embargo, Goku se encuentra entusiasmado y alegre por ayudarlos, por lo que le pregunta a Vegeta si eso suena divertido, pero este gruñe y se molesta al saber que no solo lo han traído forzosamente ahí, sino que también le piden favores. Merusu les cuenta que varios rumores de ellos dos han llegado a sus oídos, por lo cual supone que son bastante poderosos, a lo que Goku dice que no sabe si eso es del todo cierto, ya que, según él, hay gente aún más fuerte en los otros universos, incluso contándole a Merusu, el cual se complace en escuchar, sobre Broly, el Saiyan con quien lucharon hace poco.

Uniéndose a la Patrulla Galáctica Editar

Merusu les pide que caminen por el pasillo para reunirse con el Rey Galáctico, quien está esperando para realizar la ceremonia de iniciación, no obstante, Goku se olvida de quién es el Rey Galáctico, pero Jaco le hace recordar que estuvo junto a él en el Torneo de la Asociación Universal de las Artes Marciales contra el Universo 6. Ahora Goku lo recuerda como el sujeto que se parece a un pulpo, a lo que el rey responde, mencionando que no es ningún octópodo. Goku saluda al Rey Galáctico "estrechando sus manos", pero solo lo hace molestar ya que en realidad está agarrando su pene, obligándole a decir al Saiyan que no está tocando un tentáculo y provocando que Jaco se avergüence por lo irrespetuoso que está siendo con el monarca.

La ceremonia ha iniciado y el Rey Galáctico asciende a Son Goku o Kakarrot y Vegeta IV al rango de miembros especiales de la Patrulla Galáctica, cuya promoción durará hasta que Molo sea recapturado y serán expulsados de la misión si son captados abusando de su autoridad, tales como adelantarse en una fila para comprar un parfait, pretender que algo irrelevante es relevante en una investigación o presumir del logotipo de la Patrulla Galáctica para ligar con chicas. Jaco les muestra tanto a Goku como Vegeta los nuevos uniformes oficiales que le consiguieron solo para ellos, pero, aunque sea insistente, no logra convencer a los dos Saiyans para que lo lleven puesto, llamándolos idiotas por dejar pasar una oportunidad como esa. Sin embargo, la Patrulla Galáctica es estricta en cuanto a sus normas, siendo que es obligatorio portar el logotipo de la organización en la ropa, por lo que unos asistentes se los dibujan en el dogi y la armadura, respectivamente. Jaco congratula a ambos por su iniciación, declarando que, como su superior, él les enseñará cómo se hacen las cosas, mostrándoles primero la pose de élite, pero Goku prefiere omitir ese paso.

Una sorpresa conmociona a los nuevos patrulleros cuando Iriko, el piloto del equipo de Merusu, les avisa que los hermanos Macareni han vuelto a robar algo, lo que no es de sorprender para él. Resulta que la Pandilla Macareni es un grupo de rufianes que siempre quebrantan la ley galáctica. Como aún tiene tiempo, Merusu dice que va a tratar de ir y solucionarlo por su propia cuenta y que ambos Saiyans esperen un rato, no obstante, Vegeta quiere ir también para ver de qué está hecho el tan aclamado superélite número 1, a lo cual se suma también Goku, por lo que los cuatro rápidamente se montan en la nave con destino al Planeta Jung. Mientras viajan a su destino, Goku le pregunta a Jaco por qué vino con ellos, a lo que este responde diciendo que él es el encargado supervisar a la Tierra y sus formas de vida, teniendo que monitorearlos como obligación.

En Jung, los Macareni van escapando en las vías de un tren de vagones mientras la policía montada local intenta detenerlos, resultando en un fracaso, al ser sus vehículos derribados por las armas de los pandilleros. Ghetti Macareni se alegra al saber que se libraron del último escuadrón policial grande, a lo que Pastar responde con que jamás dieron una buena pelea, diciendo que vivirán la gran vida una vez que vendan el cargamento férreo. Ghetti endurece aún más las ataduras de la tripulación del tren para que se queden quietos, pero la nave espacial de Merusu aparece de repente en la escena. Penne avista el vehículo de la Patrulla Galáctica y le avisa a Pastar, quien decide ir afuera para derribar la nave mientras Ghetti se encarga de los rehenes.

La Patrulla Galáctica abre la compuerta de la nave, haciendo que Merusu se percate de lo que está ocurriendo; los Macareni están tras un cargamento masivo de Oro azul. Goku no tiene ni idea de lo qué es eso, pero Jaco aclara sus dudas una vez más al decirle que el Oro azul es una fuente de combustible para todo tipo de máquinas; es bastante valioso comparado al Sky Gold de la Tierra, pero, según él, que quede en manos equivocadas es bastante malo, ya que hasta podrían crear un arma de destrucción planetaria. Merusu se apresura y salta de la nave, cayendo encima de uno de los vagones del tren. El Patrullero Galáctico inspecciona el Oro azul que se encuentra ahí y menciona que este el crimen más problemático que han hecho los hermanos Macareni. En ese momento, Pastar Macareni aparece en el vagón del frente y le dispara a Merusu, quien logra esquivar fácilmente el láser, con su pistola.

Pastar le dice a Merusu, en tono de burla, que ha pasado mucho desde que se vieron por última vez. El Patrullero Galáctico no se deja engañar por el tono amigable del pandillero y señala que no se irá hasta que él y sus dos hermanos estén encerrados en la prisión de la Patrulla Galáctica. Pastar levanta sus manos e intenta desviar sarcásticamente el tema de conversación, diciendo que esa era solo su forma de "saludar" y que jamás sería capaz de vencerlo en un combate, pero Merusu le ordena que suelte la pistola inmediatamente. Pastar se percata del próximo segundo carril de las vías del tren y lanza su arma mientras está cargada y lista para disparar para que caiga estratégicamente sobre el acople del ferrocarril; Pastar suelta el gatillo en ese momento y hace que el enganche explote, separando las dos líneas de vagones y avisándole a Penne que el patrullero cambiará de ruta.

Penne dispone de su brazo elástico para llegar hasta donde está el aparato de vía de desvíos y activar el interruptor con el objetivo de cambiar la ruta de la línea de vagones donde está Merusu. Inmediatamente, Pastar saca su rifle y hace explotar el puente del otro camino con un disparo para hacer que Merusu caiga del barranco junto a los vagones. Al ver esto, Jaco llama imbécil a Pastar por realizar un movimiento tan sucio, pero el pandillero no se inmuta y se despide para siempre de Merusu con una sonrisa irónica antes de presenciar cómo este caerá al vacío junto a ese minúsculo cargamento de Oro azul, sin embargo, Merusu aún tiene un truco en mente; rápidamente utiliza sus botas propulsoras para bajar y volar delante del vagón, intentar detenerlo con la fuerza de sus propias manos e intensificar su peso con la propulsión que sale de la suela de sus zapatos para evitar que los vagones caigan por el precipicio. Merusu llama al agente Jaco por el comunicador y le solicita el rescate del cargamento de Oro azul, por lo que este le dice a Merusu que lo llevará al final del túnel y acude velozmente a recuperarlo, deteniendo la serie de vagones con una sola mano. Todo este modus operandi de la organización sorprende a Goku y Vegeta mientras el Patrullero Galáctico de élite desaparece de la vista de ambos Saiyans.

Goku y Vegeta avistan a Merusu ya llegando al frente del final del túnel, parándose encima de la marquesina del tren, en la cual se encuentran los miembros de la tripulación secuestrados y atados por los Macareni, quienes le avisan a Merusu que la pandilla de hermanos ha logrado escapar del lugar con una nave espacial. Jaco, ya con parte del cargamento en sus manos, presencia cómo el Oro azul ha desaparecido, estando a disposición de los Macareni, los cuales se lo están llevando con una grúa volante, huyendo de la escena del crimen y creyendo que ya se han librado de la Patrulla Galáctica. A pesar de ello, sus planes son frustrados cuando Son Goku se pega al vidrio de la nave espacial para pararlos, sorprendiéndolos frente al hecho de que este sujeto, desconocido para ellos, sea un Patrullero Galáctico, con Ghetti diciendo que no es justo que pueda volar y ellos no. Sin mediar más palabra, Goku le avisa a Merusu que ya los ha atrapado.

Merusu agradece a Goku por su asistencia, pero Vegeta nota algo raro; el Patrullero Galáctico tiene uno de los sistemas de cableado de la nave en su mano, por lo cual infiere que Merusu ya había estropeado la nave para asegurarse que no fueran tan lejos, lo que hace inútil la ayuda de Goku. Vegeta señala en su mente que detener el tren era una prioridad para él, ya que tenía que salvar a los conductores, pero tiene inquietud al respecto y quiere saber cómo este tuvo el tiempo necesario para hacerlo, cosa que no alcanzo a ver. Poco después, la Patrulla Galáctica se lleva al grupo de pandilleros, siendo agradecidos y despedidos por la tripulación del tren.

Localizando a Molo Editar

La Pandilla Macareni ahora está tras las rejas, con Jaco presumiendo de su posición de "élite" frente a ellos a pesar de no haber hecho casi nada, cosa que Goku le dice. Vegeta se encuentra enojado y regaña a Merusu por no haber salvado el día más rápido, mencionando que sus instintos no lo engañan y preguntándole sin pelos en la lengua si es que está ocultando su verdadero poder. Merusu niega lo que está diciendo y responde con que dejó que estos se alejaran un poco para poder obtener su nave espacial, por lo que Vegeta supone que el patrullero no es capaz de capturar a Molo por su propia cuenta, a lo que Merusu dice que sí, que el comedor de planetas está en un nivel totalmente diferente y que no puede hacer nada aunque sea el superélite número 1. La reacción de Jaco frente a esta última declaración es de molestia, pero Merusu afirma que la fuerza de Molo no conoce límites y que estarán en serios problemas si no lo detienen pronto, por lo cual Goku deduce que este se está volviendo cada vez más poderoso. La conversación es interrumpida cuando el piloto del equipo Iriko recibe repentinamente un reporte de la Unidad Kusaya, la cual ha logrado localizar la posición de Molo mientras estaban de patrullaje; Merusu reconoce ese cuadrante como el Sector KT40, de modo que Goku pregunta cuál es el "camino" para llegar a ese lugar, a lo cual Jaco le muestra la dirección. Goku indica que lo tratará de buscar por su cuenta; Jaco no tiene ni idea de lo que significa eso, pero Vegeta clarifica que este puede sentir el ki del criminal si sabe por dónde está. Goku se concentra profundamente, tratando de sentir el ki de Molo y lográndolo exitosamente, sin embargo, el criminal se percata de lo que está haciendo el Saiyan y lo sorprende con una sonrisa malévola.

Tras infructuosos intentos por detectar el ki del objetivo, Son Goku le dice a Vegeta que Molo podía sentir que lo estaban buscando, siendo esto un caso que nunca antes le había pasado. Sorprendido por esto, Vegeta le pregunta si es posible que Molo posea un gran ki divino, pero Goku lo niega al reafirmar que su energía va más allá de lo que alguna vez había sentido. El Saiyan lo describe como si escuchara a muchas personas gritando de dolor al mismo tiempo, por lo que Merusu dice que eso explica el motivo por el cual Molo ha vivido tanto tiempo y la razón de su capacidad para absorber la energía vital de los planetas a los que utiliza para incrementar su propia fuerza, la cual en sí es un amasijo de almas sacrificadas.

En otro lugar en el espacio, Molo viaja en una nave y, habiéndose percatado de algo, le cuenta a Cranberry que alguien lo está buscando. El fugitivo empieza a pensar que la vida ha logrado extenderse por todo el universo y que sus habilidades mágicas han disminuido a un nivel patético al estar encerrado e inactivo por incontables años, expresando su impaciencia de llegar pronto a su destino.

De vuelta en la nave espacial de la Patrulla Galáctica, Goku se da cuenta de que Molo se está dirigiendo al Nuevo Planeta Namek, aunque se pregunta cómo podría saberlo si la ubicación se mantuvo en secreto por su propia seguridad. Sin embargo, Merusu le dice que Molo puede sentir la vida en los planetas ahora que sus habilidades han regresado. En ese momento, Pastar Macareni interrumpe, diciendo que él ha oído hablar de los namekianos y sus esferas mágicas que conceden deseos gracias a un prisionero que era un desertor del ejército de Freezer y que este estaba buscando guerreros fuertes para ayudarlo a recuperarlas, por lo que esa noticia pronto llegó a oídos de Molo, el tipo más malvado y poderoso de la prisión, el cual parece que ahora las está buscando por su propia cuenta.

En su nave espacial, Molo dice que tuvo buena suerte en que una parte de su magia haya regresado antes de que su vida expirara. Cuando Cranberry menciona que obtuvo esta magia hace unos años, Molo explica que eso fue lo que le permitió escapar de la prisión y también a él, por lo cual Cranberry se muestra visiblemente agradecido. Mientras el piloto Iriko continúa dándole las gracias, Molo afirma que aún necesita comprobar si su tan aclamada historia es verdadera y cuestiona si realmente las Esferas del Dragón poseen tal poder. Cranberry le cuenta a Molo cómo las esferas pueden conceder tres deseos y le recuerda la promesa de que se le permitirá usar uno para poder escapar a un planeta donde nunca lo encontrarán. Molo se muestra de acuerdo y asegura que una vez que se cumpla su propio deseo ya no necesitará de sus servicios.

En el Nuevo Planeta Namek, Moori, acompañado de dos niños namekianos, está orando frente a la Esfera del Dragón de una estrella, donde los tres le dan las gracias a los dioses por la paz en la que viven y, luego de terminar de rezar, Moori le dice a los niños que pueden ir a divertirse. Todo transcurría con tranquilidad, hasta que un namekiano observa en el cielo a lo lejos la nave de Molo acercándose y se lo hace saber a Moori. En ese mismo instante, Son Goku decide que necesita teletransportarse al planeta de inmediato, ya que no tienen tiempo para que Majin Boo despierte, y se lleva a Vegeta con él.

Los Saiyans llegan a Namek y saludan a Moori justo a tiempo antes de que Molo aterrice. Desde arriba, este es testigo de su llegada y nota la espectacular cantidad de energía que ostenta el Saiyan de la Tierra. Sin perder el tiempo, Goku le advierte a Moori y los demás namekianos del peligro en el que se encuentran, por lo que estos pronto toman sus pertenencias para escapar de la aldea.

Vegeta comprueba el comentario anterior de Goku sobre el siniestro ki de Molo, aunque señala que no vale la pena para una batalla, a pesar del mal presentimiento de Goku. Cuando Molo sale de la nave, Goku le propone rendirse y entregarse, pero este simplemente le ignora y usa sus poderes telequinéticos para sacar de su escondite a un niño namekiano llamado Esca, a quien toma por el cuello y lo cataloga como su comida. Molo comienza a estrangular a Esca, pero Vegeta le da una patada, liberando al niño de sus manos y devolviéndoselo al anciano.

Buscando pagar sus pecados por el dolor que le causó a los namekianos muchos años atrás, Vegeta decide luchar primero contra Molo. El príncipe se transforma en Super Saiyan y se lanza sobre Molo con una velocidad e intensidad a iguales proporciones. No obstante, Molo se defiende y es capaz de esquivar todos sus ataques. El combate sigue su curso con Molo retrocediendo de los ataques hasta pasar por encima de su nave espacial, donde Cranberry llega a reconocer a Vegeta y, viendo el logo en el pecho de su armadura, se da cuenta de que es un miembro de la Patrulla Galáctica. Mientras Vegeta buscaba arremeter otra vez, Molo usa su telequinesis para zambullirlo contra el suelo y lo vuelve a levantar para enviarlo de cara contra unas rocas. Sin embargo, Molo se sorprende al encontrar a Vegeta todavía de pie y aún más al verlo transformado en Super Saiyan Dios. Molo intenta usar la misma habilidad de nuevo, pero esta vez no puede aferrarse a su objetivo y, en cambio, recibe una patada en la cara en represalia. Expresando su decepción por el desempeño de Molo, Vegeta destruye casualmente un árbol que estaba destinado a empalarlo, así como las rocas que se lanzan hacia él, diciendo que ya se han encontrado con muchos poderes extraños en su tiempo luchando y que lo suyo no es nada nuevo.

De regreso a bordo de la nave de la Patrulla Galáctica, Merusu decide regresar al cuartel general, ya que todavía requerirán del Gran Kaio-shin del Universo 7. Aún cuando Jaco le dice que los Saiyans tienen una buena posibilidad de vencer, Merusu dice que es muy poco probable que ganen. Entretanto, en el campo de batalla, Molo se quita su capa y le dice a Vegeta que, si esperaba verlo utilizando toda su magia, ahora mismo le demostrará de lo que él es capaz.

La Patrulla Galáctica contra Molo en Namek Editar

Después de haberse quitado la capa y listo para usar su magia, Son Goku señala la capacidad de Molo para absorber energía vital, algo que había intentado hacer con Esca recientemente. Molo dice que usará la misma técnica aunque esta vez de una manera diferente. Al mismo tiempo, en el espacio, Merusu le explica a Jaco que Molo es capaz de usar la energía que roba de los planetas para hacer sus ataques más poderosos.

En ese instante, Molo empieza a convocar unas enormes olas de energía que brotan desde el suelo, sorprendiendo a Vegeta. Molo explica que el ataque no depende de su poder sino de planetas como el Nuevo Namek que poseen una energía excepcional. Vegeta asciende al cielo para escapar, pero es golpeado por varios torrentes de energía desde atrás que lo envían de regreso al suelo. Acto seguido, Vegeta busca atacar de frente a Molo pero en respuesta el hechicero invoca otra ola de energía frente a él como un escudo.

Observando la situación, Goku, se ofrece a cambiar de lugar con Vegeta, pero este último se niega. Vegeta le dice a Molo que pronto alcanzará su límite si continúa usando el mismo movimiento una y otra vez, no obstante, Molo responde que su técnica no tiene límite, ya que puede seguir usándola hasta que el planeta se haya extinguido por completo. Vegeta admite que no puede capturarlo si no puede acercarse y no le queda demasiado poder. Vegeta le pregunta a Molo por qué vino a Namek y que dependiendo de cuál sea su objetivo, tal vez podrían serle de alguna utilidad. Molo se burla de Vegeta, pero cree que su cooperación podría ser útil, así que cumple y le revela que está en busca de las Esferas del Dragón Namekianas. Molo le pregunta a Vegeta si sabe algo sobre ellas y cuando Vegeta dice que desconoce los detalles, Molo pierde el interés e intenta acabar con él.

Sin embargo, Vegeta logra defenderse de Molo. Mientras está resistiendo, Vegeta le pregunta cuál sería su deseo debido a que él ya es muy fuerte, pero Molo dice que no, ya que en su apogeo, Vegeta no habría sido más que un insecto, por lo que deseará que vuelva su máximo potencial. La fuerza que se le devolverá es la que perdió en los muchos años que estuvo encerrado. Después de haber engañado a su adversario, Vegeta pasa al ataque y se vuelve un Super Saiyan Azul. Sorprendido por su nuevo nivel de poder, Molo crea aún más ataques de energía, pero Vegeta se transforma en Super Saiyan Azul Perfeccionado para superar fácilmente todo lo que su enemigo le lanza y le conecta a Molo una patada en el estómago, que lo envía a chocar contra el mar.

Molo emerge del agua y Goku le advierte a Vegeta que algo extraño está pasando. Creyendo que Molo está perdiendo la batalla, Cranberry, pretende escapar del planeta. Al ver partir a Cranberry, los Saiyans se distraen y Molo aprovecha el momento para atacarlos. Inmediatamente, Molo empieza a cargar un ataque de energía que lo hace volverse más poderoso a medida que roba la energía del planeta, Goku, Vegeta y los namekianos, haciendo que estos se debiliten. Para sorpresa de Goku y Vegeta, Molo no lanza el ataque sino que lo condensa y se lo come, otorgándole un nuevo aumento de poder antes de detectar la nave espacial de Cranberry y usar su telequinesis para hacerla descender de forma violenta. Vegeta le asegura a Molo que el Super Saiyan Azul está más allá de su alcance e intenta transformarse de nuevo, pero no puede. Ahora mucho más poderoso que antes y Vegeta más débil, Molo lo toma rápidamente por el rostro y lo lanza con fuerza, entretanto diciéndole que él también estaba ocultando sus verdaderos poderes e intenciones.

Tras haberse vuelto más poderoso, Molo continúa su ataque despiadado contra Vegeta. Molesto ante la situación, Son Goku, se lanza sobre Molo, pero no consigue hacer nada, ya que también se encuentra bastante debilitado. Molo les advierte que en tanto más peleen más se quedarán sin energía y él se hará más fuerte. En ese momento, Vegeta se eleva en el cielo e intenta un ataque sorpresa con su Cañón Galick, no obstante este mismo termina siendo devorado por Molo. Entre tanto, en el Templo de Beerus, mientras el Dios de la Destrucción participa en un concurso de pesca con el Pez Oráculo, Whis le informa que el Nuevo Planeta Namek está a punto de desaparecer, pero Beerus no está interesado en intervenir y, por el contrario, se muestra un tanto agradecido de que haya tipos que se encarguen de desaparecer los planetas en lugar de él mismo.

De regreso en Namek, Goku trata de usar la teletransportación para huir, pero no consigue hacerlo, debido a que no tiene la suficiente energía, y repentinamente Molo les lanza un ataque a los Saiyans, que los deja tumbados en el suelo. Al ver que ambos están totalmente debilitados, Molo les dice estar agradecido, porque se hizo más fuerte y a la vez está sorprendido porque en su tiempo no había nadie como ellos y que solo el Gran Kaio-shin del Universo 7 fue el único que le dio problemas. Finalmente, Molo los toma por el cuello y roba lo último de su energía vital a Goku y Vegeta, dejándolos en muy malas condiciones. Una vez finalizada la batalla, Cranberry se acerca y, utilizando su rastreador, señala la ubicación de las aldeas en el planeta que deberían tener Esferas del Dragón. Dentro de la nave espacial, Cranberry le pregunta a Molo si los Saiyans han muerto y este le dice que los que pierden energía perecerán por su cuenta y ya no son una preocupación de él.

Luego de que Molo y el exsoldado de Freezer se retiran, los lugareños cercanos se apresuran a socorrer a Goku y Vegeta que todavía siguen con vida. En la Tierra, Bulma llama a Jaco para preguntarle dónde están Vegeta y Goku, pues ya ha pasado una semana y no saben nada de ellos. Jaco le informa todo lo sucedido y Bulma pide ir, pues quiere conocer a Molo, pero Jaco simplemente la ignora. Por otra parte, Merusu vuelve al cuartel central de la Patrulla Galáctica y recibe la noticia del piloto Iriko de que Majin Boo por fin se ha despertado.

Tres días después, Moori vigila a Goku y Vegeta, quienes se han recuperado poco a poco debido a que Esca ha tratado sus heridas. Al despertar, Moori les informa que en el tiempo que estuvieron inconscientes, Molo ya ha reunido tres Esferas del Dragón namekianas y en su camino ha masacrado las aldeas. En ese momento, sienten el impacto del poder de Molo cuando comienza a atacar la aldea de Tsuburi. Goku se lamenta por el hecho de que no puede teletransportarse allí para ayudar, pero Moori le dice que que aún tienen una esperanza, pues resulta que los namekianos tienen la capacidad de la asimilación y ahora mismo los guerreros más fuertes de cada aldea se unieron para formar un poderoso guerrero que se dirige al lugar para enfrentar a Molo. Confiado, Tsuburi, le dice a Molo que pronto será su final, una vez que aparezca el Mesías de Namek. A lo lejos, este guerrero preparado para atacar comienza a acercarse, pero para sorpresa de todos, Molo lo asesina fácilmente antes que pudiera hacerle algo. Mientras los aldeanos de Namek expresan su conmoción por lo que acaban de ver, Molo se disculpa sarcásticamente por haberlo matado sin siquiera haberle visto la cara.

Al despertar, la situación de Son Goku y Vegeta no parece mejorar y, al encontrarse sin muchas fuerzas, se enteran de la derrota del Mesías de Namek a manos de Molo y que el villano ya tiene en sus manos cuatro de las siete Esferas del Dragón. Mientras Moori pierde los ánimos por la muerte de aquel guerrero que los salvaría del malvado invasor, Vegeta nota que Molo parece haberse vuelto aún más poderoso en el momento en que estuvieron inconscientes y se lamenta de que todo lo que han podido hacer es esconderse. Esca se disculpa por no tener el suficiente poder para sanarlos más rápido, pero Goku lo reconforta al decirle que, si no fuera por él, ellos ya estarían muertos. Cuando las esperanzas parecen renacer debido a la demora de Molo de hallar las Esferas del Dragón y así recuperar energías para planear una estrategia, los Saiyans descubren que el criminal está localizando las aldeas del Nuevo Namek al sentir la energía vital de los namekianos de la misma manera que hizo Freezer tiempo atrás. En ese entonces, Goku sugiere que los supervivientes huyan de las aldeas por el momento y disminuyan su propia energía para que Molo no pueda encontrarlos a ellos ni a las Esferas del Dragón restantes, algo en lo que Moori está de acuerdo.

En la aldea de Tsuburi, Cranberry busca en las casas para tratar de encontrar la Esfera del Dragón, aunque no puede hallarla. Molo le indica una casa para que registre y Cranberry la encuentra inmediatamente, lo que le hace preguntarle a su socio cómo puede detectar su ubicación, aunque Molo no le responde y en cambio señala otra más en la distancia. En la Tierra, Dende presiente desde la atalaya de Dios que algo terrible está sucediendo en su planeta natal. En ese momento, Piccolo aparece a su lado, después de haber sentido la misma angustia y se pregunta si tiene algo que ver con Goku y Vegeta, quienes abandonaron el planeta hace unos días.

De regreso en Namek, Molo continúa recolectando las Esferas del Dragón, ahora con seis de ellas en su poder, y se dirige a la ubicación de la esfera final. Sin ningún plan en mente, Goku y Vegeta dejan su escondite para plantarle cara a Molo y así evitar que consiga la última Esfera del Dragón. Antes de partir, Vegeta se detiene para preguntarle a Moori cómo se siente acerca de él por haber sido responsable de la destrucción de la aldea de Tsuno en el pasado. El patriarca le dice que eso no es algo que pueda olvidar, pero no le guarda rencor, ya que lo único que los namekianos desean es que su planeta conserve la paz. Consciente que en sus circunstancias actuales sería un milagro subsistir, Vegeta se une a Goku y le dice que, si llegase a morir y él sobrevive, que se asegure de que el planeta vuelva a la normalidad. Goku acepta, aunque afirma que tendrán que luchar juntos hasta el final.

El Gran Kaio-shin vuelve como Majin Boo Editar

El hechicero llega a la ubicación de la última Esfera del Dragón, pese a asombrarse de ver a los dos todavía vivos, comprometiéndose a matarlos esta vez. Goku y Vegeta se preparan para la batalla, pero sus heridas todavía tienen efecto sobre ellos. No obstante, la aparición de la Patrulla Galáctica sorprende a los Saiyans y al propio Molo. Merusu montado en la parte superior, dispara a los laterales de la nave espacial de Cranberry. Molo vuela por el techo solo para ser perseguido por Iriko piloteando la nave. Merusu se acerca a Molo y con una de sus armas dispara una sustancia que cubre el cuerpo de Molo y lo atrapa desde adentro.

Si bien Merusu logra apresar y contener a Molo, aquello no resulta por mucho tiempo. En ese momento, Boo Gordo y Jaco se caen de la nave, aún cuando el Majin todavía está dormido. Jaco explica que se había despertado anteriormente, pero que desde entonces ha sufrido mareos por el estremecimiento y ahora está fuera de sí nuevamente. Sin embargo, Majin Boo finalmente llega a la batalla y Jaco le dice a Vegeta que Boo ahora puede sellar la magia de Molo debido a los esfuerzos de los especialistas hipnotizadores y aromaterapeutas licenciados de la Patrulla Galáctica, quienes consiguieron recuperar los recuerdos del Gran Kaio-shin del Universo 7 a través de Boo.

Cuando Majin Boo ve a Molo, como si fuera el propio Gran Kaio-shin, se enfurece debido a que el villano mató a muchos de sus amigos en el pasado y, jurando impedir que siga dañando a los demás, emprende su ataque ante un rival que se libera de su contención y tampoco olvida el "rencor" que le guarda. Boo arremete contra Molo, quien levanta un muro de fuego desde el suelo, aunque Boo simplemente lo atraviesa y golpea con fuerza al devorador de planetas. Boo continúa ejerciendo presión mientras los demás presentes se asombran de su poder y continúa dominando a su oponente. Vegeta le pregunta a Goku si se ha dado cuenta que la energía de Boo no está disminuyendo y que la absorción de Molo no tiene el mismo efecto sobre él. Desconcertado, Molo le pregunta a su jurado archienemigo cómo es que obtuvo esas habilidades, entretanto, Majin Boo se ríe de él, preparado para hacerle frente.

Boo Gordo continúa su batalla contra Molo, mostrando una clara ventaja sobre su oponente. Son Goku y Vegeta animan a Majin Boo mientras lucha contra Molo, entretanto Merusu se impresiona por el desempeño de Boo. Cuando el adversario cae encima de él, Molo le vuela la cabeza con una onda de energía desde la boca, aunque Boo la regenera en su mano en un instante y la usa como un arma para atacar al mago. Presenciando esta acción, Jaco exclama que Majin Boo usa un método de pelear muy inusual y sin sentido, aunque Vegeta dice que, en estos momentos, el estilo de lucha insólito de Boo es muy útil. Dándose cuenta del hecho, Goku se percata de que si bien la magia de Molo no parece tener ningún efecto sobre Majin Boo, este todavía parece mucho más fuerte que antes. Merusu cuenta que Boo pudo haber desatado su potencial oculto al recuperar la memoria del Gran Kaio-shin del Universo 7, no obstante, el resultado superó sus propias expectativas.

El deseo de Molo Editar

Después de ser golpeado por un tiempo, Molo se enfada y grita que le sería imposible perder si pudiera recuperar toda la extensión de sus poderes mágicos y devorar los planetas. Boo comienza a burlarse de él, llamándolo debilucho, agrega que tan solo busca excusas para ocultar su derrota, lo cual "no es bueno". GokuVegeta y Merusu continúan viendo la pelea y el Saiyan piensa que Boo puede ganar fácilmente si las cosas siguen así. Pese a que el patrullero está de acuerdo en que Boo domina completamente a Molo, Merusu teme de que el hechicero aún tenga algunos trucos escondidos bajo la manga y los use para revertir la tendencia. Por lo tanto, aconseja que el Majin use "esa técnica" para asegurarse de que Molo no pueda contraatacar, ahora mientras que está vulnerable. Boo pronto despliega cuatro copias de sus propias manos para someter a Molo en el suelo, quien parece aterrorizado, cuando, de repente, el cielo se oscurece. Todos empiezan a preguntarse por qué de repente apareció la noche, pero los Saiyans se dan cuenta de que alguien ha invocado a Polunga. Cranberri, como antiguo soldado de élite de Freezer, se revela como el responsable de llamar al dragón, usando a Esca como intérprete involuntario y mata a los otros namekianos que se interponen en su camino, incluyendo a Muuri. Polunga declara que otorgará tres deseos, y Cranberri primero solicita que sane sus lesiones, ya que está en sus últimas fuerzas. Goku nota que si Cranberri es capaz de ejecutar sus tres deseos rápidamente, las cosas podrían salir mal, de modo que Goku y Vegeta deciden ir hacia la ubicación del dios dragón.

Molo rápidamente contacta a su aliado, por medio de telepatía, le dice que se apresure y le pida al dragón que restablezca su poder mágico. Cranberri vacila al principio, aunque, queriendo saber sobre su propio deseo de escapar a un planeta periférico, Molo lo amenaza con perseguirlo hasta los confines del universo para destruirlo si piensa traicionarlo, y el soldado termina cediendo. Una vez que Molo recupera por completo sus poderes mágicos, es capaz de liberarse de las garras de Boo y vuela hacia Polunga más rápido que los Saiyans. Cranberri está a punto de hacer el tercer y último deseo, que es teletransportarse a un planeta donde el Imperio de Freezer, la Patrulla Galáctica e incluso el propio Molo jamás podrían encontrarlo. Sin embargo, antes de que pueda cumplir ese deseo, Molo llega y lo empala por detrás, provocándole la muerte. El hechicero felicita con cinismo a su socio y exclama que al parecer Cranberri ya no tendrá que pedir su deseo, porque hay uno adicional que él quiere hacer realidad.

Mientras tanto, Merusu, Jaco y el resto de la Patrulla Galáctica abordan la nave espacial de Iriko y ven a Polunga en la cercanía. Vegeta y Goku finalmente alcanzan a Molo, quien acaba de terminar de solicitar su último deseo. Goku está extremadamente enojado después de ver los cadáveres de los namekianos a su alrededor, pero el mago asegura que él no fue el que realmente los mató sino Cranberri. Vegeta le pregunta a Molo cuál fue su deseo y este último afirma que ya ha recuperado completamente sus poderes mágicos, pero Goku sabe que todavía hay un deseo, exigiendo saber qué más pidió. Molo responde diciendo que pronto lo entenderán, que no tiene razón para luchar contra ellos y luego se marcha del lugar sin ser detectado al suprimir su ki.

Majin Boo y la Patrulla Galáctica se unen a ellos, y Boo menciona que el poder de Molo no ha aumentado solo porque ha recuperado sus poderes mágicos, sino que es probable que también termine devorando al Nuevo Planeta Namek. Boo cura a Esca, pero no puede tratar a los otros dos porque están muertos. Pronto, el suelo comienza a temblar y el grupo asume que es Molo tratando de vaciar la energía del planeta. Boo restaura las fuerzas de Goku y Vegeta, mas cuando estos se voltean para agradecerle, ven al Gran Kaio-shin del Universo 7 parado allí. El Gran Kaio-shin saluda a todos y revela que mientras luchaban contra Molo, él y Majin Boo decidieron intercambiar lugares. También declara que, aún tienen tiempo para vencer al enemigo y salvar a Namek, si se apresuran y pelean juntos. Merusu dice que hará todo lo posible para ayudar a Goku y Vegeta a acercarse a su nave espacial y sobre todas las cosas deben cuidarse de la magia de Molo. Finalmente, Merusu confía en que Goku, Vegeta y el Gran Kaio-shin podrán lograrlo, mientras el Saiyan prepara la teletransportación con los demás, a fin de ir a perseguir al devorador de planetas.

El combate del espacio sideral Editar

Tras cumplir sus deseos con las Esferas del Dragón namekianas y escapar de la vista de la Patrulla Galáctica, Molo empieza a drenar al Nuevo Planeta Namek de su energía, mientras que Jaco y Merusu dicen que también podrían ser absorbidos por él si se quedan allí, por lo que se apresuran a ir a la nave espacial para alejarse del planeta.

Jaco habla con Esca, diciendo que esto debe ser extremadamente difícil para él. Esca le dice a Jaco que le hizo una promesa a Muuri de que sobreviviría a toda costa, ya que él mismo fue el namekiano designado para ser su sucesor como Gran Patriarca. El patriarca anterior sabía que iba a morir, por lo que puso toda su confianza en Esca. Merusu dice que lo primero que deben hacer para devolverle la paz a Namek es derrotar a Molo.

Son Goku, Vegeta y el Gran Kaio-shin del Universo 7 aparecen donde está Molo y comienzan a atacarlo, pero sus golpes parecen volar directamente a través de él como si fuera una especie de espectro. Pronto se revela que Molo no está realmente allí, y de alguna manera está reuniendo la energía de otro lugar. Molo pronto aparece en una roca cercana y los tres comienzan a perseguirlo. Vegeta se da cuenta de que esto es parte del plan de Molo: él y Goku no pueden continuar ya que no pueden respirar en el espacio, por lo que el Gran Kaio-shin va a pelear solo contra este.

Mientras Molo y el Gran Kaio-shin luchan entre ellos, Molo claramente tiene la ventaja. La pelea finalmente los lleva a los dos lejos de Goku y Vegeta a un lugar donde no pueden ser vistos. Mientras continúa esta lucha, la energía de Namek cesa de ser absorbida, pero Goku y Vegeta están atrapados en la atmósfera del planeta, por lo que Merusu, Jaco y la tripulación de la nave se dirigen a recogerlos.

La lucha entre Molo y el Gran Kaio-shin del Universo 7 continúa. Molo dice que antes se sorprendió de los extraños poderes del Kaio-shin, pero como ahora su poder ha subido hasta las nubes, ya no tendrá más problemas para lidiar con él. Molo dice que no sabe lo que sucedió durante los millones de años que estuvo encerrado, pero que el Gran Kaio-shin, simplemente al estar en este nivel, no lo eliminará. Pronto, el Gran Kaio-shin comienza a canalizar un tipo de habilidad que sellará los poderes mágicos de Molo como lo hizo durante su batalla original hace millones de años. Molo lo alienta a intentarlo, diciendo que, en su estado actual, no hay manera de que tenga el poder suficiente para realizar una habilidad como esa, a lo que el Kaio-shin reconoce su propia fanfarronada.

Tanto Goku como Vegeta conversan, y ambos están de acuerdo en que Molo continúa haciéndose más y más fuerte. Pronto aparece Merusu y ambos abordan la nave espacial y comienzan a discutir sobre cómo pueden derrotar a Molo.

Merusu explica cómo la fisión de Majin-Boo puede tener algo que ver con el hecho de que el Gran Kaio-shin ya no tenga el poder suficiente para realizar la técnica de sellado en Molo. Jaco parece confundido por lo que esto significa, y Merusu explica que durante la batalla con Majin-Boo, Boo terminó convirtiéndose en dos entidades separadas, las cuales incluso lucharon entre sí: Pequeño Boo contra Boo Gordo. Merusu también dice que originalmente había pensado que Boo Gordo había heredado la mayor parte de la fuerza divina del Gran Kaio-shin del Universo 7, pero en realidad ahora piensa que lo más probable es que podría haber sido la mitad malvada. El Gran Kaio-shin pronto se da cuenta de esto cuando recuerda que Goku derrotó a Pequeño Boo con la Genki-dama.

Merusu se dirige hacia donde Molo y el Gran Kaio-shin están luchando y le pregunta a este último si él puede utilizar la teletransportación de nuevo, a lo que este le dice que sí puede. Merusu y el Gran Kaio-shin idean un plan en el que el primero distrae a Molo el tiempo suficiente para que el segundo se coloque detrás de él, lo agarre y use el Kai-Kai para llevar a Molo a Namek, donde Goku y Vegeta podrán luchar contra él codo a codo.

Goku, Vegeta y el Gran Kaio-shin finalmente se enfrentan contra Molo en Namek, diciendo que ambos están ahora en sus plenas facultades y que no permitirán que el devorador de planetas huya. Goku y Vegeta expresan que tienen bastante confianza en sus habilidades para enfrentarse a Molo, pero este comienza a reírse y les pregunta si olvidaron algo importante. Goku y Vegeta parecen confundidos, pero Molo les recuerda que efectivamente le pidió un tercer deseo a Polunga.

La gran fuga Editar

En la prisión galáctica, dos miembros de la Patrulla Galáctica evalúan el daño causado tras la fuga de Molo. Cuando uno de ellos sugiere desconfiar de los otros presos, su compañero de trabajo le dice que nunca podrían escapar por sí mismos. Ambos se dirigen a la torre de control donde observan a otro patrullero escoltando a los hermanos Macareni a la cárcel. En ese instante, un rayo de energía del Nuevo Namek se propulsa fuera del planeta, entra y atraviesa la Prisión Galáctica, lo cual hace apagar el sistema de energía, haciendo que todas las celdas que contienen a los criminales se abran.

Todos los prisioneros escapan, entre ellos los asociados de Molo. Uno de ellos le ordena al guardia que los lleve a su nave, que él sabe que está almacenada dentro del lugar. También les dice a los demás reclusos que lo sigan, incluidos los hermanos Macareni. 

A bordo de la nave espacial, Iriko les informa a Jaco y Merusu de la huida en la prisión. Al escuchar esto, Esca recuerda el deseo de Molo y anuncia que ese era su deseo final, que todos los prisioneros fueran libres. En el mismo momento, Molo anuncia su deseo a Son Goku, Vegeta y al Gran Kaio-shin del Universo 7, y es entonces cuando los prisioneros aterrizan en el planeta Namek con una nave y se apresuran a atacarlos. Un rayo de energía sale disparado de la nave espacial y se dirige directamente hacia Goku, Vegeta y el Kaio-shin, aunque afortunadamente pueden evitarlo. Molo aterriza en la nave y Sagan-Bo se inclina ante él. Complacido, el hechicero, lo felicita por el pequeño ejército que ha traído consigo y dice que compartirá su poder con ellos a cambio. 

En el suelo, Goku y Vegeta de repente sienten que la energía de los criminales crece justo cuando un montón de ellos saltan de la nave y aterrizan, listos para enfrentarse al trío, en combate. Los convictos arremeten contra los Saiyans pero estos utilizan la transformación del Super Saiyan Azul Perfeccionado para el contraataque. Naturalmente, ellos pueden lidiar fácilmente con los reclusos, por su fuerza superior. Antes de perder la confianza, Sagan-Bo les ordena que sigan luchando, de lo contrario, se arriesgan a volver a la cárcel. 

En el punto en que la victoria parece decantarse a favor de los héroes, Molo interviene y comienza a absorber la energía de Goku y Vegeta una vez más, haciéndoles volver al Super Saiyan Dios. Goku intenta llegar hasta Molo, pero en el recorrido se vuelve un Super Saiyan 3 y Sagan-Bo aprovecha la confusión para darle un fuerte golpe en la cara. Entre tanto, Vegeta, cuya fuerza también está siendo debilitada, comienza a luchar con más presión, al igual que el Gran Kaio-shin, que todavía no se ha recuperado de su pelea anterior con Molo en el espacio. 

Goku y Vegeta, ahora transformados en Super Saiyan ordinarios, continúan valiéndose por sí mismos, mientras Goku llama a Molo preguntando por qué está haciendo todo esto. El mago le responde diciendo que desea crear una galaxia ideal en la que tenga libertad para consumir planetas como lo desee y que también detesta el tipo de paz que las personas desean preservar y que esas personas deberían ser erradicadas. Después de escuchar sus declaraciones, Vegeta y Goku vuelven a la normalidad. Para su suerte, Merusu y los demás llegan al campo de batalla, dispuestos a ayudar a sus camaradas, usando su armamento avanzado para derribar a los malhechores. Merusu aconseja la retirada ya que no pueden derrotar a Molo ahora y Esca usa su capacidad de curación para restaurar algo de la fuerza del Gran Kaio-shin. Ante la situación tan crítica, Goku le pide a Iriko que se aleje, y se propone huir con la teletransportación a la sede de la Patrulla Galáctica. No obstante, Vegeta se niega a irse debido a su orgullo y le dice a Goku que siga adelante, antes de volar en dirección a la nave espacial de Iriko.

Sin tener más opciones, Goku se lleva a todos con él, a excepción de Vegeta, y termina teletransportándose al baño del Rey Galáctico. Al mismo tiempo, Vegeta alcanza la nave espacial de Iriko en pleno vuelo, y exige que lo deje entrar. Mientras los prisioneros los persiguen, el piloto activa su velocidad supersónica y se va volando del planeta, logrando escapar. Iriko le dice a Vegeta que ellos también deberían de regresar al cuartel general, pero Vegeta le dice que no, que ahora tendrá que ir a donde él quiera y este entonces declara que desea establecer rumbo al Planeta Yardrat.

Las acciones de cada uno Editar

Los convictos de la Prisión Galáctica abordan su nave, cuando Molo termina de consumir las últimas sobras de la energía vital del Nuevo Planeta Namek, regresando a su plena juventud física. Sagan-Bo se da cuenta de la repentina desaparición de la Patrulla Galáctica y le pregunta a Molo si estos murieron. El hechicero le dice que no han muerto, sino que escaparon usando la teletransportación, lo que lleva a Sagan-Bo a preguntar a quiénes perseguirán primero, aunque Molo le contesta que no se moleste, ya que individuos tan poderosos son raros de ver y los matará si interfieren otra vez. Molo le pregunta a Sagan-Bo si conoce algún planeta con mucha energía vital y este si sabe, debido a que él es parte de una tripulación que arrasó con la galaxia. Algunos de los exploradores a bordo de la nave principal separan las embarcaciones más pequeñas para explorar la galaxia, mientras la nave principal abandona el moribundo Namek.

En la sede de la Patrulla Galáctica, el Rey Galáctico finalmente se entera de que los prisioneros se fugaron de la Prisión Galáctica, incluido Molo. Son Goku, a quien se ve caminando junto a ellos, ve a Esca y es llevado a ver a Boo Gordo, que una vez más se ha quedado dormido. Esca le pregunta a Goku dónde está Vegeta y él le dice que debe haber ido a otro lugar para entrenar, ya que sus tácticas normales no fueron efectivas contra Molo y debe estar pensando en algunas ideas nuevas.

Vegeta, a bordo de una nave con Iriko, siente que Molo se dirige en la dirección opuesta. Iriko le dice que la nave de Sagan-Bo es la más rápida que haya conocido y que ni siquiera sus radares pueden rastrearla. Cuando Vegeta le pregunta quién es Sagan-Bo, Iriko le recuerda de aquel individuo que estaba al lado de Molo y de lo fuerte que es, aunque Vegeta lo niega, diciendo que no es la gran cosa, ya que, sin la ayuda de Molo, ni siquiera sería capaz de derrotar a su hijo Trunks. Iriko le informa a Vegeta que pasará una semana antes de que lleguen al Planeta Yardrat y también le pregunta qué propósito tiene para ir allí. Vegeta le dice a Iriko que, aunque no son físicamente fuertes, los yardratianos utilizan técnicas extrañas como la teletransportación, que le enseñaron a Goku, y espera que le puedan enseñar algo que funcione contra Molo, aunque es reacio a esta estrategia. Vegeta se dirige a su habitación donde promete que la próxima vez que él y Molo se encuentren, lo derrotará y también superará a Kacarrot.

Unos días después, Sagan-Bo y su tripulación se dirigen al Planeta Zun y vencen sin esfuerzo a los zuníes, los cuales intentan defender con todas su resistencia las riquezas del tesoro de la familia real zuní. Después de robar la corona y las demás joyas, vuelven a abordar la nave y Molo absorbe toda la energía vital del lugar, destruyendo el planeta y volviéndose más poderoso en el proceso. Sagan-Bo recibe una llamada de una de sus exploradoras, quien le informa de un planeta que está lleno de monstruos enérgicos, por lo que Molo y su banda de reclusos deciden ir allí.

Mientras tanto, en el cuartel general, la Patrulla Galáctica recibe la noticia de la destrucción del Planeta Zun. Después de que Merusu afirma que sus posibilidades de victoria contra Molo ahora son prácticamente inexistentes, Goku sugiere una pequeña prueba y lanza un golpe hacia Merusu con la intención de golpearlo, aunque este logra esquivarlo. Goku le dice a Merusu que le gustaría tener una idea adecuada de su verdadero poder y los dos entran en una sala de entrenamiento hecha para soportar un cierto grado de daño. Goku una vez más intenta golpear a Merusu, pero no puede. Convirtiéndose en Super Saiyan, lanza otro golpe a Merusu, no obstante, el patrullero galáctico contraataca con un movimiento excepcional.

Goku se transforma una vez más, esta vez en Super Saiyan 3, pero aún así, no puede conectar un golpe, ni siquiera una sola vez. En ese entonces, Goku se transforma en Super Saiyan Dios y la cámara de entrenamiento comienza a romperse, por lo que la prueba se detiene. Merusu le pregunta a Goku si está satisfecho y el Saiyan inesperadamente le pide que lo entrene, ya que parece saber cosas que él no sabe. Él le dice a Merusu que está tratando de dominar la Doctrina egoísta y tiene la sensación de que podría estar cerca de lograrlo si entrena con él. Merusu acepta la propuesta de Goku, aunque sugiere otra ubicación más adecuada para su entrenamiento.

En el Planeta Jung, la pandilla de los hermanos Macareni roba el Oro azul, como lo habían intentado anteriormente. En secreto, Pastar Macareni solo había fingido ponerse del lado de Molo y hace que Ghetti Macareni se ponga en contacto con Sagan-Bo y le cuente una historia falsa sobre la existencia de otro planeta para que Molo devore. Cuando se preguntan qué planeta atacarán a continuación, Penne Macareni recuerda su encuentro con la Patrulla Galáctica y Jaco diciendo que el Oro azul existe en la Tierra, donde se conoce como Oro etéreo. Esto le da una idea a Pastar, y él le dice a Penne que se dirija rumbo hacia la Tierra. Al mismo tiempo, la nave espacial en la que abordó Vegeta llega al Planeta Yardrat.


Spoiler Los spoilers terminan aquí.

Personajes Editar

Capítulos Editar

Anterior arco Editar

Curiosidades Editar

  • El Arco de los Prisioneros de la Patrulla Galáctica es presentada como la segunda ocasión en que el manga de Dragon Ball Super de Toyotaro se salta los eventos de una película y va directamente al siguiente arco argumental.

Véase también Editar

Referencias Editar

  1. V-Jump (edición de enero de 2019).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.